martes, 29 de julio de 2008

"Los Carnavales de México: entre lo mestizo y lo europeo"

Lic. Ariel Noriega, Ponencia presentada en el XXIX Simposium de Historia y Antropología de Sonora, UNISON, 2004.
Carnaval: del mito a lo sagrado

El carnaval tiene sus orígenes en las antiguas celebraciones dancísticas que se les rendían culto durante las fiestas y a los dioses de las antiguas civilizaciones.
En la antigua Roma, por ejemplo, se rendía culto a un Dios denominado Momo, que según la leyenda:
“Era el dios de las chazas y de las burlas, hijo del sueño y la noche, era en fin, el dios de la locura y que con chistes y agudezas, y con mímica grotesca, divertía a las mil maravillas a los excelsos dioses del Olimpo”.
En este sentido las fiestas de carnaval nos vienen de las culturas romana, germana y griega. La palabra en su forma actual parece provenir del italiano carne vale, igualmente valida para el latín y que significa “adiós a la carne”. El Papa San Gregorio el Grande denomino al domingo antes del inicio de la Cuaresma, /dominica ad carnes levandas/, en donde se formaria /carne levamen/ y finalmente /carnevale/. Estas etimologías hacen referencia a la abstinencia de carne y sexo impuesta por la Cuaresma (de ahí la expresión popular “pasar más hambre que una puta en cuaresma”) y explican el desenfreno de la larga despedida de los placeres sexuales y carnales.
Otra etimología que entronca mucho mejor con la historia, hace derivar la palabra carnaval del latín /currus navales-carro navale, carro naval/ y que haría referencia a el barco con ruedas que se paseaba procesionalmente en las fiestas de primavera en Grecia, en el Imperio Romano, en los países teutónicos y en los pueblos celtas. Sobre este carro naval, se paseaba a el Dios respectivo y ante el se bailaban danzas promiscuas y se cantaban canciones satíricas y obscenas.
Las saturnales son las fiestas romanas de las que son herederos primigenios los carnavales. Pero luego se fundieron en ellos las bacanales y las lupercales, que se caracterizaban por el desorden civil y el desenfreno.
En buena parte del teatro tiene su origen en las representaciones rituales de los predecesores del carnaval[i], que entre otras funciones tenían la de aplacar a los espíritus de los difuntos. De ahí las mascaras que son el gran distintivo del teatro.
En Creta, Olimpia y otros pueblos griegos, se inmolaba cada año a Cronos un hombre. En Rodas se le embarraba y se le daba muerte, los judíos, en la fiesta de “los Purim” crucificaban a una efigie de “Aman” y después la quemaban. Hoy nos quedan esos ritos la elección de la reina del Carnaval en algunos lugares y del rey de carnaval en otros (el rey de los locos, el rey Momo). Pero lo que se sacrifica quemándolo, colgándolo, celebrando su entierro….es un muñeco de carton. Otras muchas tradiciones aglutina el carnaval, como el “entierro de Baco” en Venecia, el Fastnacht teutónico, la fiesta de los locos, la danza de los toneleros, la fiesta del buey gordo, en México en algunas regiones el entierro de “Juan Carnaval” (2002, pp.2-3).

La Llegada del carnaval a México
El carnaval en nuestro país, es una tradición que vino con los colonizadores de Europa, en la Conquista y después de esta. Al ser los indígenas una raza que transitaba hacia la evangelización, hubo una mezcla entre tradiciones indígenas y europeas.
En el ámbito de las festividades, en nuestras culturas se implantaron desde la perspectiva europea pero preservando tradiciones con un toque de mestizaje.
De igual forma, guardan estas celebraciones ciertos rasgos similares que reforzaron en los indígenas y la nueva religión católica impuesta, las cuales se conjugaron en un periodo del año y en un ciclo de festividades sagradas, establecidos por los calendarios indígenas.
Con relación a esto afirma David Rojas:
“Toda fiesta es cíclica y todo ciclo proviene del orden de la naturaleza donde algunas veces sale el sol, otras se mete; y donde todo se alterna entre lluvia y sequía, luz y oscuridad, fiesta y resguardo. Así, las fiestas pueden ser de celebración, pero también de contrición y castigo.”
Estos ciclos de contrición y castigo en nuestra cultura comprenden un orden de las celebraciones que según un estudio cultural Rojas denomina “Fiestas de Purificación y Penitencia”, las cuales inician con la Candelaria, sigue con el Carnaval, la Cuaresma y culmina con la Semana Santa.
Posterior a esta celebración esta el Carnaval, el cual se afirma que tiene dos rostros muy diferentes aunque un fondo común ya que permite “el fuego”, el desenfreno y la burla antes de iniciar la penitencia de la cuaresma, porque “por un lado el carnaval viene de carne vale (adiós a la carne), originado en Europa, y por el otro corresponde a los nemonyemi y chaik’in o cinco días perdidos de los calendarios maya y azteca” (Rojas, 2003).
De igual forma en varios puertos del país como el de Veracruz, Mazatlán, Manzanillo, Campeche, Guaymas y Tampico; se “quema el mal humor" el sábado anterior, se escoge a una reina y un rey feo, que encabezan los desfiles de carros alegóricos, combates de flores, confeti y cascarones de huevos, durante tres días en tanto la gente danza con disfraces durante tres días en las calles, hasta que se descubren.
En si, el carnaval forma parte de una fiesta cíclica y de una celebración intermedia, la cual antecede y precede a una “celebración”, en donde se tiene que preparar el cuerpo y el espíritu para la celebración. Forma parte de una serie de festividades que se encuentran inmersos en la cultura de la región donde se ubican, por consiguiente el sentido de la practica del carnaval en el caso especifico de México, varia en regiones y culturas antecesoras (prehispánicas), por lo que hay distintas maneras de celebrar el carnaval . Estas se convierten en celebraciones muy particulares en los pueblos, puertos y ciudades de nuestro país.
Los primeros Carnavales de México

Durante el siglo antepasado (XIX), el carnaval estuvo muy en auge en todo el país. La tradición se mantiene aun en los litorales de México, especialmente en algunos puertos importantes. La amalgama de dos razas importantes aportó a los carnavales de México matices ingenuos y especiales. Lo mismo sucedió con otras formas de expresión, tanto en las artes, la música, la arquitectura, etc.
Por ser el carnaval una festividad que primordialmente se llevan a cabo en los puertos de México, es importante señalar los principales carnavales de México, como el de Mérida, Mazatlán y de Guaymas, los cuales se iniciaron antes del siglo XX y con ello la tradición aun se mantiene en dichas regiones.
Uno de los carnavales más antiguos y tradicionales de todos es sin duda el de Mérida Yucatán. Los origines de esta celebración se remontan a tiempos del México colonial de los siglos XVII y XVIII.
Algunos historiadores sugieren que fue entre 1578 y 1582 que fue el gobernador Guillén de las Casas quien en la antiguamente llamada la “Mérida de los Montejo” introdujo las fiestas de carnavales para que el pueblo tuviera la oportunidad de liberarse antes de las fiestas de Cuaresma.
Según la historia del carnaval de Mérida:
“En el siglo XVIII, el domingo y martes de carnaval eran celebrados con gran pompa en la alameda que el gobierno de Lucas de Gálvez construyó. Eran fiestas en las que participaba la gente adinerada ante la expectación curiosa del pueblo, en su mayoría indígena. La clase media poco a poco fue incorporándose a estas festividades, que tuvieron resonancia mundial por su elegancia y originalidad. Los carnavales a mediados del siglo XIX duraban tres días; posteriormente se ampliaron a cinco y para cerrar el ciclo, ya había la costumbre del "entierro" de Juan Carnaval”.
Con el auge de la industria henequenera de Mérida entre finales de siglo XIX y 1926, el carnaval vivió su máximo esplendor y partir del siglo XX se convierte en una tradición de mayor auge en la costa del caribe mexicano.
De igual forma el Carnaval de Mazatlán tiene sus orígenes enmarcados en un inicio difuso ya que algunos documentos hacen referencia que en las primeras décadas del siglo XIX, cuando se acababa de constituir la ciudad, ya existían mascaradas y fiestas de carnaval
Con relación a ello, en un documento que data de 1864, Ignacio Ramírez “El Nigromante”, habla en una carta:
“…Y de fama el lujo con que se celebran las fiestas del carnaval, las cuales no ceden en brillo más que a las de Mérida, y con las que sólo Guaymas suelen competir en ocasiones…”
En las últimas décadas del siglo XIX, era una fiesta en la que predominaba lo grotesco sobre lo gracioso.
“Fue hasta 1898 cuando una junta patriótica de notables, encabezada por el doctor Martiniano Carvajal, organizó una procesión de carruajes y bicicletas 'para erradicar la inmoral harina e imponer el casto y recatado confeti”.
Legitimado e institucionalizado por las fuerzas vivas del puerto, el carnaval entró así a la modernidad y a la decencia, “El pueblo aceptó cambiar la harina por el confeti y le entró con ganas al desorden carnavalero oficial”. Hoy en dia el carnaval cuenta con más de cien años de historia y a nivel mundial esta catalogado como una de las fiestas masivas de la región del noroeste de México.
Otros de los carnavales más antiguos de México es el Guaymas, Sonora. A finales del siglo XIX, Guaymas[ii], era considerado un puerto importante en el estado y en varias regiones de la Republica mexicana. La década de 1870 a 1880. Se había conformado una elite ilustrada de personas acomodadas que habían nacido en Europa o eras descendientes de europeos y de algunos guaymenses que habían estudiado en el viejo continente o que habían viajado por diversos lugares del mundo. La llegada del ferrocarril a Guaymas, abrió nuevos horizontes al comercio y al desarrollo social.
Antes estas condiciones de prosperidad naciente en Guaymas, la oligarquía local que se había conformado se vieron a la tarea de organizar una celebración elitista, pero con una característica particular.
Según Vásquez del Mercado (2001:1):
“Fue así como entre las personas que habían vivido en Europa o viajado hacia ese continente, surgió el recuerdo de los carnavales que habían presenciado en puertos como Niza, Venecia, Marsella, Hamburgo, Cádiz, Barcelona, etc.….y comenzó a germinar la idea de organizar una fiesta similar en Guaymas”.
El primer carnaval efectuado en Guaymas oficialmente es a partir de 1888, considerando que algunos historiadores marcan a 1886 como el inicio pero hasta la fecha se encuentra en una polémica la fecha exacta.
Según Alfonso Iberri[iii], dice que en 1888, en la casa de Pedro B. Chísem, se efectúa el primer baile de carnaval[iv], improvisado y uno de los primeros en todo México[v]. En dicho baile organizado principalmente por Luisa de Bustamante se corona a Maria Zuber, una joven que se encontraba de visita en Guaymas quien era originaria de Mazatlán.
El domingo del carnaval del mismo año se efectúa un desfile de carros alegóricos en donde la elite formada y participante de este, en el cual la población en general fungía como espectadora.
Durante los siguientes años y durante las décadas del siglo XX, los carnavales se efectúan con una organización mínima e improvisada.
Posterior a esta celebración el carnaval ha pasado por grandes transformaciones, pero si sentido inicial, de ser una celebración regional, no ha desaparecido.

Los Carnavales de México

En México los carnavales más importantes y que tienen presencia a nivel internacional por su sentido festivo y turístico, son principalmente los de puertos importantes como Acapulco, Coatzacoalcos Veracruz, Cozumel Quintana Roo, Mazatlán Sinaloa, Veracruz Veracruz y de Guaymas Sonora.
Estos carnavales oscilan entre el Sábado y el Martes de Carnaval, el cual es el carácter de bullicio y aldabaría los que los caracterizan, por la gran participación de sus públicos masivos, en los cuales hay desfiles de carrozas decoradas en forma alusiva, bailes y música de todo tipo interpretada por diversos grupos y bandas las cuales e encuentran en un área especifica de los puertos.
Actualmente en nuestro país también se celebran carnavales en las capitales de nuestro país las cuales sobresalen los de Cuernavaca Morelos, Culiacán Sinaloa, Mérida Yucatán, La Paz Baja California Sur, Tampico y Villahermosa Tamaulipas.
En estas celebraciones se organizan distintos eventos una semana antes del miércoles de ceniza como exposiciones, juegos, concursos, desfiles de carrozas multicolores de alegoría. Durante todos los días la gente convive alrededor de las calles de la ciudad, además hay bailes de mascaras y eventos sociales de todo tipo.
De igual forma se llevan a cabo carnavales en comunidades y regiones indígenas, en donde la celebración del carnaval esta mas ligado a el carácter ceremonial del sentido mítico de la celebración, los eventos no son de carácter masivo como en el caso de las ciudades aunque en estas celebraciones la afluencia de visitantes es considerable a los municipios y comunidades.
Algunos carnavales principales son el de Chanalho Chiapas, Huaxtepec Oaxaca, Huejotzingo Puebla, San Andrés Chamula-Labrainzar Chiapas, San Juan Chamula Chiapas, Tepoztlán Morelos y Tlahúac Distrito Federal.
Los carnavales en México guardan una relación entre el carácter europeo y el carácter regional o indígena. En cuanto al europeo guardan una similaridad en la práctica festiva y su carácter de religiosidad es decir el desenfreno antes de los días de la Semana Santa y de regional o indígena porque en ellos la celebración se combina con las tradiciones prehispánicas en cuanto a las danzas y los ritos.
En síntesis los carnavales en México cumplen con características similares:
a. Se realizan regularmente del sábado al martes, antes del Miércoles de Ceniza.
b. Están más caracterizados por la aldabaría-bullicio-desenfreno.
c. Las actividades que se realizan son bailes populares en la Plaza principal de determinada comunidad, las actividades son desfile de carros alegóricos y juegos pirotécnicos, entre los más importantes.
d. Se combinan los elementos baile-espectáculo-festividad., los cuales guardan relaciona la noción de fiesta popular y el teatro por medio de su sentido simbólico a través de la mascara.
e. Hay Congregación de públicos en espacios abiertos a la comunidad, es decir, no hay limites sociales, físicos, ni simbólicos, es dentro de los marcos de lo permisible en el tiempo festivo.
f. Su carácter festivo y religioso, el cual es el que la dado sentido y permanencia a el carnaval.
En el mundo, el carnaval tiene mas historia, principalmente porque en nuestro país, los carnavales han sido implantados y no surgieron propiamente como fiesta popular, es allí donde radica su toque mestizo y su esencia europea. Sin embargo, en algunos puertos se implantaron como tradición, tradición que ha venido para quedarse como parte de la praxis festiva y con ello afirmamos según una frase de Goethe:

“¡Aquel que participa en el carnaval: el pueblo,
Es el amo absoluto y alegre de la tierra inundada de claridad,
Porque sólo conoce a la muerte en espera de un nuevo nacimiento,
Porque conoce la alegre imagen del devenir y del tiempo!”

[i] Gustavo Remedí, hace mas referencia sobre esta argumentación en su articulo “Teología del Carnaval: las mascaras religiosas y el origen de los tablados”. Enciclopedia (revista electrónica). Disponible en: www.henciclopedia.org.uv
[ii] Guaymas se encuentra localizado en el mar de Cortes a 117 kilómetros al sur de hermosillo, y es el principal puerto del Estado de Sonora. En 1701, los misioneros jesuitas fundaron la Misión de San José de Guaymas a varios kilómetros de la bahía. El pueblo fue abandonado y reestablecido en varias ocasiones debido al peligro que presentaban los seris rebeldes. En 1767 el virrey Marques de Croix, ordena el reconocimiento de la bahía de Guaymas, a fin de aprovecharla durante el desarrollo de las operaciones militares de la “Expedición sonora”. En 1769 Don José Gálvez decreto la fundación de Guaymas. En 1811 se autoriza el tráfico comercial marítimo en el puerto; en 1814 las cortes españolas lo habitaban para el comercio nacional y en 1823 se establece la aduana marítima. En 1825 se le otorga categoría de municipio. En 1837 se conforma como puerto de altura; el 13 de julio de 1854 el General José Maria Yánez encabeza a los porteños en defensa de Guaymas y la integridad nacional, derrotando al filibustero francés Conde Gastón Rousset de Boulbon que pretendía apoderarse de Guaymas. El 13 de julio de 1859, se otorga el titulo de ciudad; en 1862 el congreso Local decreta “la ciudad de Guaymas” se denomina en lo sucesivo “Guaymas Heroica de Zaragoza”. En 1925se construyen las primeras instalaciones portuarias en Punta de lastre, construidas por el muelle de la Zona Naval.
[iii] “El Viejo Guaymas” , Capitulo 62.
[iv] El que posteriormente se denominaría “Baile de Fantasía”.
[v] Hasta la actualidad el carnaval más antiguo en cuanto a sus registros históricos es el de Guaymas por celebrarse en 1888, el de Mazatlán 1898, y el de Veracruz a principios de siglo XX.

Referencias Bibliografías
· Eco, Humberto. 1984. Carnaval!. México, Fondo de Cultura Económica, 199 p.
· Cocimano, D. G. (2001). El sentido mítico y la metarmófosis de lo cotidiano. Gazeta de antropología (Revista Electrónica) Num. 17 texto 17-28. disponible en:
www.urg.es.
· Remedí, G. (2002). Teología del carnaval: las mascaras religiosas y el teatro de los tablados. H enciclopedia (revista electrónica). Disponible en:
www.henciclopedia.org.uv.
· Vila, P. 1997. Hacia una reconstrucción de la antropología visual como metodología de investigación social. En estudios sobre las culturas contemporáneas. México, Época II, Vol. III, num. 6. pp.125-167.

Documentos
· Historia del Carnaval de Mérida. Documento personal.
· Historia del Carnaval de Mazatlán. Documento personal.
· Historia del Carnaval de Guaymas. Documento personal.

Glorario/"Alegoría"

....pero más dichoso de escenario ser,
la Avenida “Serdán” es todo placer
porque alegorías rodantes por ahí han de pasar,
y es cuanto a ti Guaymas, ha llegado tu Carnaval....
Alegoría, derivada del verbo griego allegoréo, que significa ‘hablar o explicar figuradamente’, la alegoría es una figura retórica que encadena varias metáforas para trasmitir un significado figurado y oculto.
Una de las alegorías más difundidas y asimiladas es la de la Justicia: una mujer con los ojos vendados (metáfora de la ecuanimidad) que sostiene una balanza (metáfora del equilibrio entre lo positivo y lo negativo, peso y contrapeso). Ligada al pensamiento y a las convenciones religiosas, la eucaristía católica puede entenderse como una dramatización alegórica: pan y vino (cuerpo y sangre de Cristo) que se ingieren para transustanciarse, para incorporar a Cristo. La alegoría recurre a menudo a la personificación y, además de a la metáfora, está muy próxima al símbolo —del que se diferencia por su valor más unívoco—, a géneros literarios como la fábula y la parábola y a la literatura de intención didáctica en general.
Figura de gran difusión durante la edad media, vale la pena conocer su uso en una obra como el Anticlaudiano de Alain de Lille, del siglo XII. Allí aparece el carro alegórico ideado por Fronesis (la Sabiduría) para viajar a los cielos y que construyen siete jóvenes (las siete Artes Liberales, atributos de Fronesis): la Gramática hace el timón, la Dialéctica el eje, la Retórica dora las piezas y las cuatro restantes —Aritmética, Música, Geometría y Astronomía— se ocupan de las cuatro ruedas. Los cinco sentidos, como caballos, componen el tiro. La alegoría del carro se remonta a fuentes antiguas y bíblicas y reaparece en Dante Alighieri en la imagen del carro de la Iglesia, con las virtudes teologales y las cardinales. También del siglo XII es la famosa alegoría sobre el amor Roman de la rose, de Guillaume de Lorris y Jean de Meun. En la literatura española, merecen citarse los Milagros de Nuestra Señora, de Gonzalo de Berceo, donde el prado es el paraíso, las fuentes los evangelios, las flores los nombres de la Virgen, o las aves los santos. La alegoría se prolonga entrecruzándose con el enigma en los emblemas, tan frecuentes en el renacimiento, donde a una imagen se le añade un lema que explica o insinúa la intención moral de la figura. Fueron famosos los del italiano Alciato, de gran popularidad en España donde, entre otras, se destacan las Emblemas moralizadas de Hernando de Soto (1599).
Una obra contemporánea como Paradiso, del escritor cubano José Lezama Lima, conjuga las fuentes alegóricas clásicas y medievales con su universo simbólico particular. Uno de los personajes principales de esta novela se llama, precisamente, Frónesis. La alegoría se vincula también con los libros donde domina el tono profético y de anticipación o la sátira de costumbres: es el caso de Rebelión en la granja, de George Orwell. En cine, Ana y los lobos, de Carlos Saura, alegoriza las fuerzas y poderes que sustentaron la conducta franquista en España.
Fuente:"Alegoría," Enciclopedia Microsoft® Encarta® Online 2008http://es.encarta.msn.com © 1997-2008 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos

El Baile Popular: ¡ la escencia de la Fiesta !

Hablar del carnaval conlleva a distintos significados de orígenes distintos. Sin embargo, el carnaval se asocia a múltiples conceptos y a distintos rituales, de los cuales destacan principalmente las concepciones de la “fiesta popular” y “el teatro”.
La fiesta popular se formo y existió durante milenios, a través de los cuales se ha ido modificado y recobrando nuevos sentidos, al absorber las nuevas experiencias e ideas populares surgidas de la vida cotidiana de cada época, en los cuales, algunos de los elementos de la fiesta popular –ritos, atributos, efigies, máscaras- han desaparecido hace mucho tiempo o han degenerado o evolucionado hasta el punto de ser irreconocibles.
La Fiesta popular es parte esencial del carnaval, en ella convergen estilos musicales, el bullicio, el desenfreno y todos los elementos culturales e identitarios que caracterizan a la fiesta y al carnaval[1]. La Plaza de los Tres Presidentes y el área de carnaval concentran el mayor escenario simbólico de los festejos lúdicos y festivos de la fiesta carnavalera la cual dura cinco días de fiesta.
Los grupos musicales, áreas de juegos, de comida, los baños publicos, la taquilla, todo concentra el objetivo de llevar el Carnaval al corazón del Baile Popular.
Los Bailes Populares dentro del Carnaval han contado con la participación de grupos locales y grupos de talla internacional, que con el paso de los años se ha ido mejorando la calidad de los participantes en el festejo.
Los Bailes son efectuados del Jueves al Martes de Carnaval, dentro de un área acondicionada para tal fin.

[1] En este sentido el Baile Popular es denominado a los Bailes que se realizan alrededor de la Plaza en el área de Carnaval, los cuales son eventos masivos en los que los visitantes acceden con absoluta libertad (Francisco Cañedo, 2003).

Las Ceremonias de Coronacion en el Carnaval

Durante los festejos del Carnaval, uno de los principales eventos son las coronaciones de La Corte Real del Carnaval, que harán de presidir los Festejos.
CORONACION DE LOS REYES DEL CARNAVAL INFANTIL
Día: Generalmente el Jueves de Carnaval
Lugar: Auditorio Civico Municipal
Se coronan: Reyes Infantiles y su Corte de Honor
Evento: Se coronan a los niños electos de Escuelas Primarias que formarán la Corte Real Infantil. En este evento se realiza un Concurso de Disfraces asi como una variedad artística.
CORONACION DE LA REINA DE LOS JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL
Dia: Generalmente Miércoles de Carnaval
Lugar: Auditorio Civico Municipal
Se Corona: a la Reina de los Juegos Florales y Representante de la Cultura en el Carnaval
Evento: Acto en el que se da por clausurada la Semana Cultural, así como se Premia al Poeta Ganador del Concurso de Poesia, Ademas se rinde homenaje a la persona que lleva los nombres de los festejos. La Reina es coronada por el poeta ganador y ella en reconocimiento le entrega "la Flor Natural", como reconocimiento.
CORONACION DEL REY FEO
Día: Jueves de Carnaval
lugar: Generalmente en la Plaza de los Tres Presidentes
Se corona: Al Rey Feo, Príncipe y Bufon del Carnaval
Evento: La coronacion del Rey Feo es otorgado a la Reina de los Juegos Florales y a las Representantes de las Ciudades Hermanas. Posterior a esto el Rey presencia el Juicio al "Mal Humor" y la "Quema" por lo que inicia el Carnaval.
CORONACION DE LA REINA DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS
Día: Viernes de Carnaval
Lugar: Auditorio Cívico o Plaza de los Tres Presidentes
Se corona: a la Reina, Princesa y Duquesa del Carnaval
Evento: Es el evento de las coronaciones mas importantes, ya que se corona a la Reina del Carnaval, quien sera la "máxima autoridad" de los festejos. En dicho acto se presenta una variedad artística acorde a la Temática del Carnaval y se presentan a los Reyes ya coronados así como a embajadoras invitadas. Posterior al acto de coronación por la maxima autoridad gubernamental presente, se procede a dar lectura al decreto oficial en la Plaza de los Tres Presidentes al pueblo de Guaymas, dando por iniciada la Fiesta Pupular.

Las Ceremonias de Coronacion en el Carnaval

Los Invitados "Internacionales" en Carnaval

La Participacion de las Ciudades Hermanas se remonta a la decada de los 60´s, que es cuando por primera vez se al Comite de Ciudades Hermanas a participar.

En 1963 se invita a las autoridades de El Segundo, California a participar con su embajadoras y comité de visitantes a los Festejos del Carnaval, por lo que este aquiere la talla de "INTERNACIONAL", por albergar a tan distinguidos visitantes.

Con el paso de los años la Participación de las Ciudades Hermanas tiene gran relavancia politica dentro del Carnaval al incluirse por parte de las Autoridades Extranjeras actos protocolarios y oficiales como Donaciones por parte de asociaciones civiles internacionales (cruz roja, Bomberos, Club de Leones, etc.), así como incluir ceremonias de reforzamiento de lazos de Hermanadad, como convivios, entrega de obsequios e hizamiento de Banderas.

Otra de las Ciudades Hermanas que se integra a los festejos carnavaleros es la Ciudad de Meza, Arizona en 1994 y Santa Rosalía en 2005, al integrarse como Ciudades Hermanas por sus lazos culturales y características afínes.

Durante los Festejos del Carnaval las Ciudades Hermanas tienen un papel dentro del Desfile, la Coronación de la Reina, ya que presentan a sus embajadoras y actos del Ayuntamiento, haciendo de esta Fiesta una gran participacion de todos.

¡Adiós a las Penas y que Comience el Carnaval!

La noche del Jueves se abre paso la procesión de "mascaritas" por la Avenida Serdán quienes forman parte del Grupo de "Viudas", "Deudos" y "Jueces", que harán la sentencia a lo que ha dado tristeza al pueblo de Guaymas.
Es el MAL HUMOR, el parteaguas que da inicio al desenfreno colectivo del Carnaval de Guaymas. Esta tradicion se remonta en nuestro Puerto desde hace bastantes decádas conviertiendose este festejo en el espacio perfecto para dar la oportunidad al pueblo de ser el amo y soberano de la voz, y como espacio la plancha de los Tres Presidentes.
Desde un templete improvisado se coloca al "Personaje", "Concepto" o "Animal o Cosa", que harán de Juzgar para acabar con las penas. Se da el juicio y el "Siempre Culpado", da un Testamento que cimbra la politica guaymense, nombrando a personalidades de nuestro puerto que gustan del agrado popular.
En carnaval "todo se vale" y este escenario es ocasión para que el pueblo de "sus cachecadas con guante blanco" a políticos, empresarios, personalidades y hasta autoridades de todos los niveles del Gobierno.
En el Banquillo de los acusados han pasado desde el "Fenomeno del Niño", "Tony Flowers", "La Crisis", "El Chupacabras", los "Baches" y una que otra personalidad del vox populi.
Con la lectura del Testamento, se "quema" simbolicamente un mono de pirotecnia y con ello comienza la Fiesta Popular.

COLABORA CON EL BLOG CARNAVAL DE GUAYMAS



El Carnaval de Guaymas, es una tradición que la hacemos TODOS. Por eso, este espacio esta Dedicado a las Personas que han formado parte de la Historia del Carnaval.




Sin embargo esta Historia no esta completamente escrita. Falta la colaboración de personas que formaron parte de este Festejo y que sus nombres no aparecen. Falta la aportación que han hecho los contrustores de este Festejo de mas de 120 años de Historia y Tradición.




En BLOG CARNAVAL DE GUAYMAS, todos sus comentarios y aportaciones nos ayudarán a ser de este espacio más completo, más detallado y mejor.


Los invitamos a que nos envien sus datos si fuiste Reina o formaste parte de la Corte del Carnaval (Princesa, Rey Feo, Juegos Florales, etc.), Fotografías, Anécdotas personales o colectivas, si le gustaría que incluyeramos algún ensayo u escrito personal, así como Fotografías o Temas que le gustaria que aparecieran en el BLOG.



Su Opinión nos Interesa, en la dirección electronica anoriega213@hotmail.com, y a la mayor brevedad le responderemos.


Ayudemos a dar Nombres a la Historia de la Fiesta más antigua de nuestro Puerto.


BLOG CARNAVAL DE GUAYMAS

Lic. Ariel Noriega
Administrador del BLOG

lunes, 28 de julio de 2008

“La Gaya Ciencia en el Carnaval de Guaymas”

¡Los Juegos Florales del Carnaval se han vestido de hombres
y mujeres de talla Internacional…hijos prodigios de Sonora y Guaymas!
Los Juegos Florales o juegos de la “gaya ciencia”, era una celebración o justa poética que data desde 173 a.c. en los romanos que eran dedicados a la Diosa Flora con inicios meramente religiosos. Al poeta se le otorgaba una flor natural o de oro, como símbolo de su victoria.

Esta celebración de los juegos florales en Guaymas tiene sus origines allá por 1900, el cual uno de sus principales promotores fue Alfonso Iberri, miembro del gremio cultural del aquel puerto de principios de siglo y quien fuera el ganador de los primeros juegos florales convocados por el Municipio de Guaymas en 1903, siendo estos el principal antecedente de esta Celebración.

Los Juegos Florales toman un gran auge en 1968, cuando en esa edición personajes de talla nacional e internacional asumen el papel de Jurado calificador como lo fueron Juan Rulfo. Juan José Arreola, Juan Bañuelos y el guaymense Edmundo Valadez.

En la década de los años 70´s, el Comité de Carnaval, retoma la celebración de los Juegos Florales dentro del marco de los festejos carnestolendos y en 1977 los dedica al poeta guaymense Alfonso Iberri.

Es a partir de la Década de los 90´s., posterior al carnaval 1993, cuando los Juegos Florales toman nuevamente continuidad por parte de los organizadores del Carnaval.

En el Carnaval de Guaymas de 1994 el primero en ser homenajeado llevando su nombre la celebración fue el finado Darío Galaviz Quezada, quien fue el principal promotor de estos festejos.

De 1995 a 1997, durante la administración de Edmundo Chávez que no se llevan a cabo la celebración de los Juegos Florales, sino hasta la administración municipal de Sara Valle Dessens (quién en 1994 formo parte de la organización logística de los juegos florales) mismos que a partir de 1998 vuelven los Juegos Florales sin interrupción hasta nuestros días.

Desde el año de 1999 hasta la fecha, los nombres de personajes que han llevado los Juegos Florales del Carnaval se han ido expandiendo a las demás disciplinas artísticas. Se ha rendido homenaje a quienes han aportado al quehacer cultural de Guaymas y de la región.

A continuación mostramos algunos Nombres de poetas galardonados con la ¨flor natural¨, así como los nombres de algunos ilustres que llevaron su nombre en esta celebración.


1903
I JUEGOS FLORALES DEL PUERTO DE GUAYMAS 1903
Poeta Laureado: Alfonso Iberri, Sonora
Obra: "Mis Versos"

1947
II JUEGOS FLORALES DEL PUERTO DE GUAYMAS
Poeta Laureado: Alfornso Iberri, Sonora
Obra: "Los Niños Hèroes estan de fiesta"

1954
III JUEGOS FLORALES DEL PUERTO DE GUAYMAS
Poeta Laureado: Dr. José Gómez García
Obra: "Romance de la Aventura"

1968
IV JUEGOS FLORALES DEL PUERTO DE GUAYMAS 1968
Poeta Laureado: Gabriel G. Narezo
Obra: "Dònde la raíz se vuelve agua"

1977
I JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL DE GUAYMAS 1977
¨ALFONSO IBERRI¨
Poeta laureado: Juan E. Guerra Aguiluz, Culiacán, Sinaloa.
Obra: ¨Canto a la Belleza¨

1979
II JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL DE GUAYMAS 1979
¨ALFONSO IBERRI¨
Poeta laureado: Max Lozada y Moctezuma
Obra:

1993
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL 1993
Poeta Laureado: Abigael Bohórquez
Obra:

1994
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL ¨Darío Galaviz Quezada¨ 1994
Poeta Laureado: Armando Zamora, Sonora
Obra:

1998
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS 1998
Poeta Laureado: Alejandro Ramírez Arballo, Sonora
Obra: "Sexto"

1999
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS 1999
Poeta Laureado: Iván Figueroa Acuña, Sonora
Obra:


2000
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS 2000
Poeta Laureado: Alejandro Ramírez Arballo, Sonora
Obra:

2001
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS ¨Alonso Vidal¨ 2001
Poeta Laureado: Hugo Ismael Medina Hernández, Sonora
Obra:

2002
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS ¨Juan Ramírez Cisneros¨ 2002
Poeta Laureado: Omar Bravo, Sonora
Obra:

2003
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL ¨Miguel Escobar Valdez¨ 2003
100 Años de Juegos Florales en Guaymas
Poeta Laureado: Josefa Isabel Rojas, Sonora
Obra:


2004
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS ¨Armida Luebbert de Villavicencio¨ 2004
Poeta Laureado: Emma Rueda Ramírez
Obra:


2005
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS ¨Darío Galaviz Quezada¨ 2005
Poeta Laureado: Gilberto Gastelum Orduño, Sonora
obra: "Navegar por tu sangre"

2006
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS ¨Miguel Manríquez Durán¨ 2006
Poeta Laureado: Indran Amirthanayagam, Sri Lanka
obra: "Juarez"

2007
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS ¨Alejandro Ramírez Arballo¨ 2007
Poeta Laureado: Sergio Witz, Campeche, México
Obra. "De cómo la Luna se transforma en mujer"


2008
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS Rodolfo “Rudi” Montiel Alvarez 2008
Poeta Laureado: Isolda Dosamantes, Tlaxcala
Obra: "Paisaje sobre la seda"

2009
Darío Galaviz Quezada
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS 2009
Poeta Laureado: Raúl Acevedo Savín, Sonora
Obra: ¨Aquella noche el mar bebido de tu corazón naufrago¨


Como un reconocimiento a su trayectoria y contribución al Carnaval y al mundo literario de Sonora, el Comité de Carnaval de Guaymas, decide por unaminidad reconocer a Darío Galaviz Quezada, por tercera ocasión y con ello instaurar permanentemente el nombre de Darío Galaviz Quezada a los Juegos Florales del Carnaval Internacional de Guaymas.

2010
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS DARIO GALAVIZ QUEZADA 2010
Poeta laureado: Hugo Imsael Medina Hernandez, Sonora
Obra: ¨Cancerígeno arcano¨

2011
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS DARIO GALAVIZ QUEZADA 2011
Poeta laureado: Balam Rodrigo Hernández, Sonora
Obra: ¨Amarajes¨

2012
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS DARIO GALAVIZ QUEZADA 2012
Poeta laureado: José Luis Amparo, Sonora
Obra: "Entre la azul marea y la costumbre de hacerse rojo el tiempo"

2013
JUEGOS FLORALES DEL CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS DARIO GALAVIZ QUEZADA 2013
Poeta laureado: Christopher Amador Cervantes, Baja California
Obra: ¨Remake¨

sábado, 26 de julio de 2008

"A Guaymas en su Carnaval"

de Paco Cañedo*

Es el Carnaval, apoteosis de la alegría de tu pueblo.
Es serpentina hecha canto.
Es confeti transformado en risa.
Y los cascarones de colores,
que antaño fueron esperanza,
Al son de “Los Papaquis”,
se convierten en alegres danzas

¡Oh Guaymas, eres alegría sin igual,
Cuando tu pueblo se viste de Carnaval!

Tu gente baila, canta y no se cansa,
saltan y se disfrazan,
el pobre de rico, el rico de pobre,
pero en todos se retrata la felicidad.

El Paseo “Malpica” y el Paseo “Obregón”
escenarios dichosos de tus fiestas son;
pero más dichoso de escenario ser,
la Avenida “Serdán” es todo placer
porque alegorías rodantes por ahí han de pasar,
y es cuanto a ti Guaymas, ha llegado tu Carnaval

¡Oh Guaymas, eres alegría sin igual,
Cuando tu pueblo se viste de Carnaval!

Sirenas y tritones ven todo desde la bahía,
como si quisieran salirse y cantar “Sonora Querida”.
más con su boca si tienen y pueden cantar,
cantan “La barca de Guaymas”, el himno del lugar.

Tu “Pescador” orgulloso, de ver como se divierte la gente con tanto placer,
Tu “Pescador” orgulloso, orgulloso de ser la fantasía de tu pueblo,
el testigo mas fiel

¡Oh Guaymas, eres alegría sin igual,
Cuando tu pueblo se viste de Carnaval!

“Arlequín” y “Colombina” son tus invitados de honor,
Más nunca se te olvida invitar también a “Pierrot”.

Y a aquella afortunada muchachita del lugar,
con que alegría le grita la gente ¡Viva la reina del carnaval!

El “Rey Feo”, de la dicha soberano,
baila con la Reina tomado de la mano

¡Oh Guaymas, eres alegría sin igual,
Cuando tu pueblo se viste de Carnaval!

Tu Ciudad Hermana El Segundo, en carnaval esta presente,
como en toda ocasión,
pues aunque su nombre es Segundo,
es primero en tu corazón.

¡Oh Guaymas, eres alegría sin igual,
Cuando tu pueblo se viste de Carnaval!

Y de Niza llegó y fue para quedarse,
Porque el te conquistó y tú lo cautivaste;
Amalgama de dicha has creado con el Carnaval y Guaymas;
Guaymas y Carnaval, dentro de poco lo mismo ha de ser.



* Francisco Javier Cañedo Villegas es historiador del Carnaval de Guaymas y actualmente es Coordinador de Fiestas Populares del H. Ayuntamiento de Guaymas. Ha elaborado carros alegóricos por mas de 20 años.

viernes, 25 de julio de 2008

LUISA GOERLITZ DE BUSTAMANTE

Por M.A. Mauro Esteban Barron Robles*

Hija del ciudadano alemán Federico Goerlitz y de la mexicana Luisa Azcona Hernández. Nació el 29 de Junio de 1844 en la Villa de San Fernando de Guaymas, fue bautizada con el nombre de María Luisa Eleonora en la antigua capilla de Nuestra Señora de Burgos de ese puerto, el 30 de septiembre, figuraron como padrinos del acto su medio hermano Cayetano Luis Yñigo Azcona y su tía Doña María Amparo Azcona.
La pequeña Luisa quedó en la orfandad junto con sus medios hermanos Cayetano Luis, Fernando y Carlos Yñigo Azcona, tras el fallecimiento de su madre, el 13 de mayo de 1845; quedando bajo la tutela de su tía María Amparo.
El 25 de mayo de 1847 Don Francisco Alejandro Aguilar, vecino del puerto Guaymas, fue nombrado tutor de los hijos de la finada Luisa Azcona, cargo que aceptó obligándose a constituirse en padre de ellos con el fin de enseñarlos y darles la mejor educación posible, administrando los bienes que se le han dejado de tal manera que se conservaran sin sufrir depresión alguna. Se desconoce si la fortuna que heredarían los era cuantiosa o si la difunta Luisa Azcona fue una persona muy apreciada del lugar, lo que sí está claro, es el hecho de que varios se disputaron la tutela de los menores, prueba de ello es el juicio que promovió el Sr. Fernando Cubillas ante el Juzgado de Primera Instancia de ese puerto, el 9 de agosto de ese año para obtener la tutoría de los pequeños huérfanos. A pesar de que el Sr. Francisco A. Aguilar hizo las veces de tutor, los niños crecieron bajo la protección de su querida tía quien siempre vio por ellos.
Luisa Goerlitz y sus hermanos vivieron con sus tíos Filomeno Oceguera y María Amparo Azcona de Oceguera en una de las casas que limitaban con la antigua plaza mayor de la villa de Guaymas, cursó sus educación elemental en la Casa Nacional de la Escuela dirigida por el profesor Mariano Iturrios y aprendió a tocar aceptablemente el piano, gracias a las lecciones que recibió del señor Francisco Gaminde cuando se mudaron temporalmente a Hermosillo en los primeros meses de 1850.
Tras la toma de Hermosillo por el conde Gastón de Raousset Boulbon, el 14 de octubre de 1852, tuvieron que dirigirse a Guaymas pues su residencia fue tomada como casa habitación por el filibustero francés.
A los 22 años de edad, Luisa Goerlitz se unió en matrimonio en Hermosillo el 2 de abril de 1867 con el señor Agustín Bustamante Escalante, originario de Bacoachi y para ese año era un destacado comerciante del puerto de Guaymas, propietario de la firma mercantil Bustamante y Loaiza.
El 15 de agosto de 1876 a los 75 años de edad falleció Don Francisco A. Aguilar, esposo desde 1858 de su tía María Amparo, por lo que ésta se convirtió en propietaria de la poderosa casa F. A. Aguilar y formando la sociedad Francisco A. Aguilar, sucesores con su sobrino Cayetano L. Yñigo y su sobrino político Agustín Bustamante.
El 22 de Julio de 1881 Luisa Goerlitz de Bustamante recibió una muestra de cariño por parte de su tía María Amparo quien le cedió la propiedad de todas sus utilidades obtenidas hasta entonces en la sociedad mercantil F. A. Aguilar, Sucesores, así como la propiedad de los ranchos con sus terrenos y demasías: Jupan Guaymas, La Puerta, Cieneguita, Noche Buena, Pasión, Nopalera, Rincón del Diablo y La Palma; que hacían un total de 110,000 hectáreas entre las poblaciones de Guaymas y Hermosillo.
Luisa Goerlitz se caracterizó como un profunda benefactora en 1882 hizo un donativo de cinco mil pesos para el establecimiento de Instituto Científico y Literario del Estado, que fue el primer intento por establecer una institución de educación superior en Sonora; además de sus apoyos a la educación, también lo hizo con la construcción del templo de San Fernando y el Hospital Civil, a ella se le atribuye la realización de la primera festividad de carnaval de forma organizada, pues hoy en día se sabe que estas actividades ya se realizaban en el puerto en 1843.
El 4 de mayo de 1895 organizó una feria que duró quince noches a beneficio del Hospital Civil y cuya fiesta tuvo lugar en la casa del Señor D. Francisco Flores en la calle Del Muelle.
El 25 de diciembre de 1900 las damas del puerto encabezadas por las respetables señoras, Doña Luisa Goerlitz de Bustamante y su cuñada Doña Gertrudis Samaniego de Yñigo, auxiliadas por el periódico El Tráfico, organizaron una solemne distribución de juguetes y objetos a la niñez pobre de Guaymas.
Fue una mujer adelantada para su tiempo pues al decaer la salud mental de su marido asumió junto con su hermano Cayetano, el control de la sociedad mercantil F. A. Aguilar, sucesores.
Fue anfitriona de Don Ramón Corral y Doña Amparo Vélez Escalante de Corral durante la estancia en Guaymas de este ilustre sonorense y vicepresidente de la República en noviembre de 1904.
En 1905 como presidenta de la Sociedad Católica organizó varias kermeses en beneficio del Templo de San Fernando.
Tras el estallido de la revolución de 1910, Luisa Goerlitz se traslado al estado de California, estableciéndose en Los Ángeles, ciudad donde murió marido Don Agustín Bustamante, el 5 de Diciembre de 1916.
Después de una estancia en el exilio la familia se reincorporó al país, sin embargo algunos de sus bienes fueron confiscados por falta de pago de impuestos.Agobiada y enferma Luisa Goerlitz viuda de Bustamante falleció en Guaymas, el 11 de enero de 1929 a los 84 años de edad.



* M.A. Mauro Esteban Barrón Robles es Administrador de Casa de la Cultura de Guaymas, Historiador, promotor y gestor cultural.

jueves, 24 de julio de 2008

Los "FEOS" que han pasado a la Historia

"...El Rey Feo de la dicha soberano,
va junto con la Reina tomado de la mano..."


A lo largo de la Historia del Carnaval, uno de los titulos que mas ha cambiado de nombre es el del "REY FEO", personaje masculino que junto con la Reina han encabezado los desfiles carnavaleros.


Son tres periodos del nombre de estos personajes que desde 1888 se han llamado "REY DE CARNAVAL", "CHAMBELAN DE HONOR" y "REY FEO", siendo tres personajes de mucha importancia por ser los Primeros en encabezar los títulos en los festejos:
El Primer Rey de Carnaval fue Alfredo Diaz Velasco, quien junto con María Zuber, encabezarían el primer festejo organizado del Puerto, en la Casa del Sr. Pedro B. Chísem allá por 1888.


Posterior a este personaje que después sería un destacado poeta guaymense, le siguieron hasta finales del siglo XIX y hasta 1942 con Francisco Ramonet.


Con el desarrollo del Carnaval en sus primeros inicios elitistas e improvisados, las características de la fiesta no eran constantes, por lo que la figura del "Chambelán", que acompañaba a la Reina a los actos oficiales comenzó a tomar auge. Fueron dos años específicos donde los chambelanes fueron oficialmente los que tomaron el papel de "Rey-acompañante" de la Reina, nombrándose chambelanes de Honor. El primero fue en 1943 con Max Gutierrez como Chambelán de S.G. M. Susana Baker Anguis.

Otro chambelan del que se tiene registro fue en 1973 Ariel Gutierrez, quien tuvo las mismas funciones del chambelan de la Reina Aurora romero igual que en 1943.

Para incios de los años 60´s el carnaval tenía la forma completa de un festejo completamente popular. Los cambios socioeconomicos del Puerto abrieron brechas para que la clase popular fuera introduciendose en los festejos y tomando representaciones importantes en el Festejo. en 1963 el Carnaval se convierte en "Internacional" y abre paso a la consolidación de tradiciones propiamente carnestolendas mundiales como lo era el "REY MOMO" o "REY FEO", apelativo aludiendo a los rasgos del hombre, "La mujer es bella y el hombre es feo".

En 1965 es nombrado el primer "Rey Feo" Joaquín Balderrama quien era "la representación misma del jolgorio y algabaría del pueblo" y con ello empieza la tradición de nombrar anualmente a quien representara la parte "chusca", "transgresora" y "burlesca" de la alegría de Guaymas.

Muchos "personajes" han pasado por el título de "Rey Feo", con "apodos" propios de su personalidad y que en su momento fueron del reconocimiento del público por representar la alegría del pueblo.

2008 Pedro Antonio Soberanes Estrada
2007 Andrés de Kernion Velásquez
2006 Francisco “Paco” Ojeda
2005 Leo Apodaca
2004 Sergio Smith Rodríguez
2003 José Fabián Maytorena
2002 Enrique Cebreros Sereno “El Chulo”
2001 Armando Ibarra “El Lloron”
2000 Florentino
1999 Mario Alberto Ayala Santiago “El Mabeto”
1998 Agustín Beltrán “El Diablo”
1997 Manuel Segura “Manolo”
1996 Juan Segura
1995 Roberto Cossio Villegas
1994 Erbey Páez Gutiérrez
1993 Odilón Navarro
1992 Eduardo “Lalo” Botello
1991 Hernán Pujol “El Pepo”
1990 Juan Arturo Gómez Hernández “El Cuate”
1989 .
1988 Agustín Beltrán “El Diablo”
1987 .
1986 “El Pitufo”
1985 .
1984 .
1983 NO HUBO CARNAVAL
1982 .
1981 Manuel Calderón “El Many”
1980 Fermín Ulloa “El Chapito”
1979 Nicolás Martínez M. “Rellenas II”
1978 Tomás Rueda Flores
1977 “El México”
1976 José Antonio González “El Chorizo”
1975 .
1974 Odilón Navarro
1973 Enrique Lizárraga “El Capulina”
1972 .1971 Gilberto Del Monte “El Poeta

De Aqui un Reconocimiento y Homenaje a su aportación a la Fiesta más antigua de Sonora, pasando a la historia como los "FEOS" que han reinado en el CARNAVAL INTERNACIONAL DE GUAYMAS.












lunes, 21 de julio de 2008

Josefina Borboa Amador, “la Doña de Guaymas”


Uno de los pilares del carnaval de Guaymas y su incursión al ámbito de “internacional” con merecido homenaje se debe a Josefina Borboa Amador.
Nacida en una granja cercana a la ciudad de El Segundo, California, es sin duda la mujer más guaymense de su tiempo y de hoy. Sus múltiples logros no sólo se notan por haber dirigido cerca de cuarenta carnavales, sino por ser pionera en la lucha en favor de los migrantes, promotora de la Cruz Roja Mexicana en el puerto y promotora incansable del turismo guaymense.
De su labor dentro del carnaval, es tan grande que no se concibe el término de “Internacional” sin la labor de Josefina Borboa.
“Las Playitas”, fue el refugio turístico que la acogió en estas tierras y fue escenario de varios momentos que sus más cercanos amigos recuerdan como una mujer de eterna sonrisa. Allí convivieron presidentes y gobernadores de Sonora, Arizona y California. Fue cómplice de la creación del Comité de Ciudades Hermanas Guaymas-El Segundo, muy fructífero para el guaymas de los 70´s.
Hoy la carretera que conduce al predio donde fuera su hotel y su hogar es la que en reconocimiento lleva su nombre.
Un nombre que forma parte de las letras del Carnaval de Guaymas.

Carnaval 2001 "Luces, Cámara, Acción"

Teniendo como escenario mas de la Mitad de la Plaza de los Tres Presidentes, la coronacion de SGM Janeth I, en el 2001, fue un evento que aglomeró a decenas de bailarines que se congregaron la noche de viernes de carnaval en la plancha guaymense.


Con una pasarela enorme y dos templetes para la corte de mas de 20 metros y un escenario con un "pantalla rodante" enmarcaba el homenaje a los mejores filmes de la historia, donde se presentaba a la corte y se le ofrecía una danza acorde a la época.



En dicha coronacion se presenta a Janeyh Urtusuastegui Ramírez como la Reina del Carnaval elevandose en una plataforma y como fondo el palacio municipal a mas de 10 metros de altura, haciendo su paseo por la pasarela por media plaza y saludando a los guaymenses antes de ser coronada. Una vez subiendo a su trono la reina saliente Fernanda Caballero, sale del escenario haciendo igual pasarela y despidiendose de su reinado.





Darío Galaviz, de Mito y Letras



Controvertido para su tiempo y osado en sus pasiones, este poeta y critico Guaymense es uno de los personajes que dos veces su nombre ha llevado la celebracion cultural del Carnaval de Guaymas. Promotor de la poesia, el arte, la cultura y el carnaval gay, es un hombre digno de doble reconocimiento.
En 1994 y 2005 su nombre ha estado inscrito en personajes como Armida Luebbert de Villavicencio, José Manrriquez Durán, Edmundo Valadez, Rodolfo "Rudy" Montiel y muchos más.
A continuación recopilamos un fragmento acerca de Dario Galaviz Quezada.
Este controvertido personaje nació en Guaymas, Sonora, el 19 de diciembre de 1951. Fue Licenciado en Letras por la Universidad de Sonora, y en 1981 obtuvo una beca para estudiar el doctorado en literatura hispánica en El Colegio de México. Autor del plaquette Acerca de la crítica literaria regional (Col. Unísono, no. 10, UNISON, 1991). Coautor, junto a junto a Karel Van Horn Kopka, de Protagonistas y coprotagonistas de la literatura sonorense (1990). Dirigió varias publicaciones de las que sobresale Hayaza, y colaboró en las principales revistas y periódicos de la región con artículos críticos en relación a la literatura, danza, música, cine, artes plásticas y teatro. Escribió poesía y coordinó diversos talleres de literatura. Su obra crítica y de creación no ha sido reunida (se muestran las referencias bibliohemerográficas en el libro de Uresti). Fue profesor en la Universidad de Sonora por veinte años y colaboró en el Instituto Sonorense de Cultura. Murió asesinado el 8 de agosto de 1993.
Silvestre Hernández Uresti, en su libro Conjunción de pasiones, habla sobre la trayectoria vital e intelectual de Darío. Del libro se dice que "el autor describe y analiza la trayectoria vital e intelectual de Daría Galaviz, enmarcada en el paradigma del constructivismo y la metodología de la historia oral, mediante un análisis multidisciplinario de datos. Aborda la vida del biografiado desde su preferencia sexual, aludiendo que fue uno de los fundadores del nuevo estilo gay en Hermosillo, su educación, su obra intelectual, su contacto con la danza, hasta su personalidad como crítico en varias disciplinas de las artes."


sábado, 19 de julio de 2008

Temas del Carnaval de Guaymas

La temática en los carnavales es un recurso que no puede faltar en el desarrollo de las festividades carnavaleras. El “tema” en el carnaval ha servido de marco de referencia para engalanar el desfile, los eventos alternos como las coronaciones y los vestuarios de la corte real. A continuación daremos un breve repaso cronológico a los años del Carnaval de Guaymas.
 
El primer tema que se conoce en el Carnaval de Guaymas fue en 1981 cuando se denomino “La vuelta al mundo en un Carnaval”, y posteriormente el carnaval comienza a enmarcarse en temas específicos.
 
1991 sería el inicio continuo de los temas dentro del Carnaval, denominándose “Al Compás del Espectáculo” Homenaje a Alejandro Rolandia B. “Papano”, haciendo alusión a los programas de televisión y Películas memorables y llevando por primera vez el nombre de un guaymense “carnavalero de corazón” (Fco, Cañedo).

El futuro para 1993 se hace presente en “2001: Odisea de Carnaval”, con carros “galácticos” y “futuristas” en honor al futuro enmarcado en fantasía y ficción.

“Maravillas de las Tierras Lejanas”, enmarcan 1994 transportándonos al oriente en las culturas milenarias de china, india, persa, egipcia y árabe, donde resaltan el “Taj Majal”, las “pirámides de Egipto”, las “farolas chinas” y los animales mitológicos de Oriente.

Para 1995 “Al Ritmo de Fantasía”, nos trasporta a pasajes de la historia enmarcados en escenarios míticos, desde el carro de la reina “Fantasía de Versalles”, hasta el “lago de los cisnes”.

1996, nos llevaría a conocer el “Ramillete de Naciones”, mostrándonos un abanico cultural de países de todos los continentes, resaltando “Inglaterra” en el carro de la Reina del Carnaval, “el carro más alto en la historia del Carnaval”

"De la rueda a la Luna” de 1997, seria el segundo Carnaval en llevar por nombre a Don Pedro Ojeda Roldan, en homenaje a la contribución de la fiesta. Enmarcado por medios de transporte de todas las épocas, se rinde tributo al hombre y a su hambre de ir mas allá.


En 1998, las historias se personifican en “Érase que se era: mitos, cuentos y leyendas”, ambientando el paseo de los carros en leyendas como “La Llorona”, “Lola Casanova”, “Popocatepetl”, y mitos como “Imperio Jónico”, “Carro del Sol” y “Noches de Dionisio”.
 
Fantástica Naturaleza” en 1999 se llena de elementos simbólicos bien enlazados al presentar los tres “Reinos”, al mostrar al “Sol”, la “Luna” en los Reyes y “A la perla de Guaymas” en la Reina del Carnaval, “Las alas de Libertad” en la princesa y a “Los Guaimas” en la Duquesa, todo enmarcado en la Coronación mas espectacular de la historia carnestolendas.
 
En el 2000 la Reflexión y la emotividad se hace presente en “Una mirada al pasado…de frente al futuro”, haciendo alusión a los inventos y ritmos del siglo XX, conjugados en décadas y homenajes a los que estarán “hoy y siempre”.

Los mejores filmes del siglo desfilas en el 2001 en “Luces, Cámara, Acción”, galardonados en los oscares y en el público guaymense. Desfila “Cleopatra”, “Shakespeare Apasionado”, “Ben Hur” y se presenta en la Plaza de los Tres Presidentes la representación simbólica “La jaula de las locas” y “Cabaret”.

“Al Color de la Danza”, nos lleva a Rusia y a los renacentistas a través de la Danza y el Color, en los desfiles del Carnaval en el 2002. “El Cascanueces” enmarca la coronación de la Reina por medio de pajes y danzas propias del cuento.
2003 desfila en “Aventuras…en pos de la Alegría”, en medio de l “Atlántida” con la Reina del Carnaval y “Ramses” con el Rey Feo.

2004 “Odisea en Cielo, Mar y Tierra”, se desarrolla en fantasía y alegorías de “Arlequines”, “mitologías griegas”, “dulces y caramelos”, enmarcando los festejos con mucho colorido.

En el 2005 no se especifica el tema del Carnaval, pero el desarrollo de los eventos artísticos hace alusión a culturas como la “India” en la Reina del Carnaval y la “Persa” en la princesa.
 
Para 2006 “La Maquina del Tiempo” nos trasporta a pasajes de la historia desde el futuro hasta el pasado, sin dejar el presente en “América precolombina”, “Oriente”, “África”, “el Barroco”, “Hawai”, nombre de los carros alegóricos del Carnaval.

Rindiendo homenaje a Amadeo Acosta y al Estado de Sonora, en el 2007 el carnaval lleva por nombre “Sonora Querida”, haciendo alusión a la Flora y Fauna de Sonora, así como a su enorme riqueza cultural.

En el 2008 “Alfombra Roja….en Guaymas”, se despliega nuevamente con filmes memorables como tema principal desde “Los piratas del Caribe”, hasta “Cleopatra” hasta personajes como “Jim Carrey” y “El Molino Rojo”.

Tema del 2009
"Cinco Elementos: Agua, Tierra, Fuego, Aire y...Amor"

Tema del 2010
"Máscaras y Ritmos del Ayer"

Tema del 2011
"Del Brazo y por la Calle" (la vida en el mundo de los 20`s a los 50`s)
 
Tema del 2012
No hubo tema
 
Tema del 2013
"Rumbo a la Alegría"
 
Tema del 2014
"En la Alegría, la Magia y el Misterio"

Sin lugar a dudas todo una recopilación de fantasía, creatividad y derroche de colorido que se cristaliza año con año para el goce del publico fiel en la Avenida Serdán desde el sábado hasta el “martes de carnaval”.
 
Fotos: Francisco Cañedo (Archivo),Portal www.guaymas.gob.mx

viernes, 18 de julio de 2008

“El Carnaval” Texto de Gustavo Adolfo Becquer*

EL CONTEMPORANEO; 5 de Marzo 1862
Asegúrase que con la cara tapada se descubre más fácilmente el corazón y que a favor de la careta es lícito en estos días decir todo género de claridades.
Si como es verdad lo primero, lo fuera también lo segundo, con qué gusto nos envolveríamos en un portier, nos pondríamos aunque no fuese más que la mano por delante de los ojos, y fingiendo la voz para que el señor Bugallal no nos conociese, le daríamos una broma a alguno de los hombres que ocupan el poder.
Pero la condición de los escritores es peor que la de los esclavos.
A ellos, en la antigua Roma, les era permitido en esta época desquitarse del silencio y las humillaciones de un año en un día de libertad sin límites.
Durante ese día arrojaban impunemente al rostro de sus dueños toda clase de acusaciones; se mofaban de sus ridiculeces y, reprochándoles sus vicios y haciéndoles oír una vez al menos el áspero lenguaje de la verdad, acaso les enseñaban la única senda que debieron seguir y de la que, ciegos con el humo de las lisonjas, se habían extraviado.
A nosotros ni aun este sueño de libertad se nos permite; y es lástima, porque un día, un solo día de máscaras para la prensa, y el gobierno oiría muchas verdades que acaso le fuesen útiles, y el país muchas cosas que sin duda le sirvieran de una gran lección.
Ya que no es así, ya que nosotros no podemos disfrazarnos vamos a abrir los balcones de nuestra redacción para ver a los que se disfrazan; tal vez el espectáculo de tanta alegre locura nos sugiera el pensamiento para un artículo sobre el carnaval, que es lo que por ahora nos hace falta en primer término.
Desde los balcones se ve el Prado, y en verdad que la decoración que se descubre a través de sus cristales es bien poco adecuada al espectáculo que se va a representar a nuestros ojos.
Si como son el acaso, la naturaleza y la estación los maquinistas que disponen la escena, fuese el último tramoyista del teatro más de mala muerte, aún no le perdonaríamos la impropiedad. Un cielo gris, tristísimo y opaco sobre el que flotan algunos sueltos jirones de nubes oscuras. Un tapiz de lodo, interrumpido a cortas distancias por sucios charcales en cuyas cenagosas aguas caen las anchas gotas que preludian un aguacero terrible, produciendo al caer un ruido monótono, igual y extraño, que crispa los nervios; algunos árboles descarnados, cuyas desnudas ramas se agitan al soplo glacial del aire y parece que tiritan de frío, y en el fondo, rodeado de altos cipreses negros y melancólicos, como todo el panorama que descubre la vista, una tumba: el Dos de Mayo.
He aquí el aparato escénico de la gran comedia que va a representarse. ¿Y es posible que en este punto se hayan dado cita la locura y el carnaval para renovar su eterno pacto de alianza?
¿Es posible que en este punto deban aguardarles, ya en carretelas lujosas o en alquilones desvencijados, ya en potros voladores o en rocines moribundos, ya caracoleando jinetes en el palo de un escobón, o a pie y empujándose como las olas del mar, las mil y mil figuras grotescas que le sirven de séquito?
Las descompuestas voces de la embriaguez, las estridentes carcajadas de la locura, los breves monosílabos de las promesas, las cortesanas frases de los galanteos, las rápidas palabras de las citas, los discordantes ecos de las músicas, el incesante son de las chanzonetas, el hervidero confuso de la multitud oscura y apretada, entre la cual surcan, por aquí una figura grotesca, por allá un mamarracho imposible, por acullá una Comparsa que culebreando entre el gentío parece una serpiente monstruosa de abigarrados colores, ¿van a resonar en esta atmósfera nebulosa y fría? ¿Van a confundirse con esos tristes gemidos del viento que azota los cristales de nuestro balcón y parece como que se queja y llora alrededor de aquella tumba, agitando sus oscuros y altos cipreses? No. Hemos debido equivocarnos; nuestros balcones dan al Prado, en efecto, pero ése no es el mismo Prado de siempre.
Aún nos acordamos de otros carnavales, cuando lo cruzábamos sobre una yegua más ligera que el viento. El sol hería la nube de polvo que levantaban las ruedas de los carruajes y el casco de los caballos, fingiendo a nuestros ojos como una gasa de oro, a través de la cual veíamos agitarse, rico de colores y de luz, un océano de cabezas alegres, de trajes brillantes y de máscaras bulliciosas e inquietas. Todo saltaba y reía a nuestro alrededor. Las carretelas, llenas de hermosas y rebosando sedas y encajes, parecían ambulantes bouquets de mujeres que, como las flores llaman a las mariposas, provocándolas a posarse en sus corolas de fuego impregnadas de perfumes, nos llamaban a sí con sus miradas y sus sonrisas. Mil veces cruzamos entonces el anchuroso paseo y nunca reparamos en ese sombrío monumento, o si nuestros extraviados ojos se fijaron un instante en él, nos pareció un jardín, un parterre, cualquier cosa menos un sepulcro. ¿Por qué lo hemos visto hoy...?
El aire sigue silbando entre las desnudas ramas de los árboles; las nubes, oscuras y tempestuosas, se amontonan en el cielo, y la lluvia cae menuda y helada como un rocío de nieve.
Inútilmente buscamos la multitud que a estas horas debía llenar el ámbito del salón. Todo está desierto. ¡Pobre carnaval! Hasta el cielo se conjura contra ti. En vano corres de un punto a otro, agitando tu cetro de cascabeles. Al oír tu voz aguda y chillona, el hombre de negocios levanta la cabeza, te ve pasar y sigue haciendo números en su cartera. La juventud, grave ya y filosófica antes de sazón, se encoge de hombros al verte dar saltos y hacer piruetas inútiles, y se sonríe y te compadece. ¡Pobre carnaval!
En vano has llamado a las puertas de Roma, la ciudad clásica para tus fiestas; el pueblo se ha reunido en el Foro, pero no alegre, bullicioso y llamado por el repiqueteo de tus sonajas, sino grave como sus ruinas, silencioso como sus sepulcros y convocado por incógnitos agitadores de una revolución terrible; y has tenido que huir. ¿A dónde? ¿A Venecia? ¿Al seno de la desolada reina del Adriático, donde antes tenías mil palacios por trono y todo un pueblo, ebrio de placeres y goces, por vasallo? No; no vayas allí. Las góndolas, vacías, se balancean amarradas a los postes de Rialto, con cadenas de hierro que al moverlas el agua parece que gimen. Ni una antorcha refleja en el mar su larga cabellera de chispas; ni se oye una voz, ni el acento lejano de una música. ¡Pobre carnaval! ¡Pobre Venecia...!
Pero la noche se va acercando; la lluvia no azota ya los cristales de nuestros balcones; allá, a lo lejos, se ven moverse entre la azulada niebla algunos bultos negros que van y vienen en direcciones distintas: son carruajes, una larga hilera de carruajes cerrados que semejan el fúnebre acompañamiento de un duelo. Algunos jinetes cruzan y vuelven a cruzar, al parecer envueltos en blancos sudarios que flotan con el viento en su rápida carrera. Unos y otros diríase que buscan algo que no hallan; diríase que parodian el movimiento, la animación y la alegría, queriendo engañarse y hacerse la ilusión de que se divierten, sin conseguirlo. En balde suben y bajan, vienen y van; en balde dan el espectáculo; no hay espectadores. El salón está vacío. El curioso vulgo que asiste a pie y forma una muralla humana alrededor de los actores de la gran farsa, ni aun teniéndolas gratis ha querido ocupar sus localidades.
¿Y es éste el carnaval? No: el carnaval ha muerto. ¿No conocéis la tradición de las wills, esas jóvenes, amantes locas de la danza, que muertas en el día de sus bodas, se levantan aún en el silencio de la noche para seguir bailando alrededor de sus sepulcros a la luz de la luna?
El carnaval ha muerto; pero, como ellas, se levanta aún de su tumba para bailar en un baile mudo, de una mímica grotesca y horrible a un tiempo, en el que sólo se oye el crujido de sus choquezuelas descarnadas... Ya es de noche; todo es sombras, nieblas y silencio profundo; parece que los fantasmas se han vuelto a hundir en la tierra de donde se levantaron por un instante. A lo lejos se ven correr algunas luces rodeadas de un círculo de niebla luminosa; son las de los carruajes que huyen en opuestas direcciones. Parecen fuegos fatuos que vagan sobre un campo de muerte...
Pero, cierra el balcón, echa un par de troncos en la chimenea: esta noche hay bailes, pero nosotros no queremos bailar ni nadie tampoco. ¡Bailar! Bastante hemos bailado ya en este mundo; hora es de dejar a otros el puesto en la cuadrilla.
¡Qué hermosa está la lumbre! No traigas luz: queremos ver bailar nuestra sombra y las sombras de los muebles sobre los muros, donde se proyectan vacilando, a compás que vacila la roja llama de los troncos que saltan y crujen al encenderse.
Esta noche cenamos tempranito y nos metemos en la cama como unos bienaventurados.
El no ser calavera, ¡qué triste, pero qué cómodo es!
Post scriptum:
El cielo está azul, el sol derrama un mar de lumbre sobre la coronada villa, cien murgas rasgan el aire puro y diáfano con sus ruidosos acordes, un zumbido semejante al de un enjambre de abejas llega hasta nosotros, el carnaval pasa por delante de nuestra puerta agitando su cetro de cascabeles y llamándonos con su voz de clarinete destemplado. El carnaval no ha muerto... ¡Viva el carnaval!
Está visto que cuando se oscurece el cielo se oscurece nuestra alma, y cuando se entristece nuestro corazón hasta los que se ríen se nos figuran que se quejan.
Pedro, trae un miriñaque, un miriñaque espantoso, una falda de seda y una capota. Vamos a vestirnos de mujer, y al diablo las filosofías. «Máscara, ¿me conoces?».
FIN
*Gustavo Adolfo Domínguez Bastida , más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer (adoptó dicho sobrenombre siguiendo los pasos de su hermano, el pintor Valeriano Bécquer) (Sevilla, 17 de febrero de 1836Madrid, 22 de diciembre de 1870), fue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo. Recopilación de http://www.librodot.com/

Glorario/"El Rey Momo"


Hemos de orar por ti Señor de Universo,
Por ti Dios Momo, Rey de los Farsantes,
Libera esta plegaria que se alza en tu honor,
y suelta si es que puedes, nuestra risa.
Deja tu Señor, el Reino de las Sombras,
Levántate y anda entre los hombres.
Restituye el color y la sonrisa y alimenta de nuevo las canciones
Danos tú el valor para vencer a los políticos impíos
No permitas señor que ellos presionen al Jurado.
Castiga la maldad de los insanos
Ve que tu justicia soberana reine entre los hombres.

“Misa Murguera en Oración a Momo”, Araca la Cana, 1987.

En Roma antigua se rendía culto a un dios denominado Momo, que según la leyenda era el dios de "las chanzas y de las burlas; hijo del sueño y la noche; era en fin el dios de la locura que con chistes y agudezas y con mímica grotesca, divertía a las mil maravillas, a los excelsos dioses del Olimpo",
El mítico del momo es asociado con un compañero llamado "Como" "cuyos adoradores andaban corriendo por la noche, con antorchas encendidas, coronados con flores, enmascarados y cantando a los son de instrumentos musicales.
Era hijo de Hipnos y de Nix o de Eris. Momo era el dios de las burlas, los chistes y las bromas. Se encargaba de corregir con sus críticas, aunque sarcásticas, a los hombres, y también a los dioses.
Se le consideró especial protector de los escritores y los poetas. Una vez, bromeó acerca de unos inventos que habían creado Poseidón, Hefesto, y Atenea. Poseidón había creado al toro y Momo se rió de él por haberlo hecho con los cuernos mal colocados. De Hefesto se mofó porque a su obra, el hombre, le faltaba una ventanilla en el corazón para poder conocer sus intenciones y pensamientos secretos. A Atenea la criticó sardónicamente porque la casa que había construido era demasiado pesada si el propietario quería trasladarse a causa de unos molestos vecinos. Estas mofas de los dioses fueron las últimas que toleraron a Momo, que, rápidamente fue expulsado del Olimpo. También se cuenta que se burló de Afrodita porque hablaba mucho y porque sus sandalias hacían mucho ruido al andar.
MOMO personifica la crítica jocosa, la burla inteligente.
Habitualmente se le representa vestido de arlequín, escondido tras una máscara que levanta de los rostros de lo demás, o del suyo propio, y acompañando cada una de sus manifestaciones con un palitroque terminado en forma de cabeza de muñeco, símbolo de la locura.
Fuente: Carnaval de Merida. Octubre 2005
Disponible en: http://www.yucatan.com.mx/especiales/carnaval/momo.asp

jueves, 17 de julio de 2008

Artículo/"CARNES TOLENDAS Y CARNES TOLTAS"

Ayer oía un comentario sarcástico acerca de las Carnes Tolendas, en el sentido de que nos está coincidiendo la celebración de esta fiesta (cuyo sentido y cuya denominación es de carácter inequívocamente alimentario) con una profunda crisis del sector cárnico y con una psicosis creciente que nos ha llevado a una reducción drástica del consumo de carne. Y nos quedamos perplejos cuando analizamos el significado de Carnes Tolendas, que no es otro que “Las carnes han de ser suprimidas”, han de ser puestas en cuarentena, es decir que hay que hemos de volver a la celebración de la Cuaresma, aunque esta vez no por motivos religiosos, sino por motivos sanitarios.
Mientras la política alimentaria y sanitaria estuvo en manos de las religiones, coincidieron la mayoría de éstas en asignar una época del año a trabajar profundamente sus políticas higiénico-alimentarias. Aquello que habían decidido que convenía hacer, lo vestían cada uno con los respectivos ropajes religiosos, y conforme a ellos imponían unas conductas y unos ritos. El cristianismo no fue el inventor de la abstinencia de carne, ni de los ayunos, ni siquiera de la abstinencia sexual y demás prácticas purificadoras o purgadoras. Ni inventó tampoco la asignación de una época del año a estas prácticas y a los ritos que las acompañan; como el cierre de las carnicerías durante toda la cuaresma, porque durante toda ella tenían que abstenerse los cristianos de comer carne.
Donde toda la población era cristiana, bastaba el seguimiento del calendario litúrgico, que formaba parte de la vida, para encontrarse metido en los respectivos períodos y prácticas sin necesidad de proponérselo expresamente. Pero donde, como en España, estaban mezclados pueblos de distintas religiones, se crearon las inevitables tensiones, que con el tiempo se ritualizaron. Una de éstas fue la agrupación de todo el gremio de pescateros para conseguir que ni una sola carnicería quedase abierta durante la Cuaresma. Eran las vacas gordas de los pescateros, era su agosto, y no se lo iban a perder. La iglesia les dio cancha para que fueran los grandes promotores de la cuaresma, y lo fueron, naturalmente, mediante la celebración carnavalesca de la guerra de Doña Cuaresma, en la que se personificaba la representación de todos los pescateros, contra Don Carnal, en quien estaban personificados todos los carniceros.
Durante la semana que precedía al inicio de la Cuaresma, la semana de las Carnes Tolendas, se promocionaba precisamente el pescado. Se entablaba la batalla de éste contra la carne. Además del sentido directo, tenía evidentemente otro alegórico, de inculcación de valores puramente religiosos. Pero el estribillo era constantemente el mismo: hay que suprimir las carnes, hay que suprimir las carnes, hay que suprimir las carnes. Las que se ofrecían en las carnicerías, y también las propias carnes. Había que someterse a una dieta y a un régimen de adelgazamiento. Tal y cual.
La gran paradoja es que coincidiendo con la liquidación de la Cuaresma religiosa (mucha celebración para despedir a la carne, pero ya no se la despide), hemos instituido una cantidad de cuaresmas dietéticas y estéticas,sosas y asépticas, que dejan chiquita a la Cuaresma. Los que quieren conservar la línea se ven obligados a rigurosísimas cuaresmas, repetidas a lo largo del año, e incluso obligados a regímenes alimentarios que hasta los más rigurosos monasterios hubiesen considerado excesivamente duros.
Y por si algo nos faltara, entre que las vacas se nos vuelven locas y los cerdos mueren de calentura, nos hemos entregado con fervor a la abstinencia de carne, como si de repente se nos hubiesen rebelado sus grandes valores profilácticos y terapéuticos, o nos hubiésemos reconciliado con la santa, y por santa denostada Cuaresma.
EL ALMANAQUE examina hoy la palabra carnestolendas, cuaresmal donde las haya.
CARNESTOLENDAS
“Tolle, tolle, crucifige eum”, gritaban los judíos cuando Pilatos les presentó a Jesús hecho un estrago, con el célebre “Ecce homo”. “Quita, quita, crucifícalo”. Tóllere significa en efecto quitar, apartar, suprimir, eliminar. Lo más llamativo de esta denominación del Carnaval es la forma de gerundio del adjetivo que acompaña a carnes: se trata en efecto de carnes que han de ser eliminadas, que han de ser suprimidas.
El gerundio (gerundius, forma arcaica de gerendus) es el modo con el que expresamos que algo tiene que ser hecho, que debe hacerse, o más exactamente ser conducido a su realización. Recordemos que del verbo gérere derivan gestor, gestación, gerente y gesta. El hecho, pues, de que en una época determinada se denominase al Carnaval “Carnes tolendas”, induce a pensar que en esa época no debía estar aún implantada del todo la Cuaresma, y que por tanto necesitaba una semana de campaña, bajo el santo y seña de "las carnes deben ser suprimidas”. Porque se trata en cualquier caso de una consigna cuaresmal; en ningún caso carnavalesca.
No está nada claro el proceso de implantación de la Cuaresma en la cristiandad. Los ayunos de preparación a la Pascua se fueron alargando, hasta llegar al número de 40 días. Si bien la palabra Cuaresma empieza a sonar en el siglo IV, como primer avance de lo que acabaría siendo una práctica canónica de toda la iglesia, no aparecen hasta el siglo IX pruebas claras de que la Cuaresma es ya una práctica generalizada. Esto significa que el proceso de implantación de la Cuaresma fue de muchos siglos; que no fue llegar y besar el santo, sino que se necesitó un largo período de indoctrinación.
Tampoco tenemos noticia de qué ocurría entretanto con toda la gama de Carnavales paganos, que se venían celebrando desde mucho antes que la Cuaresma, y con formatos totalmente distintos según las épocas y lugares. Lo más probable es que para vender mejor el producto, se pusieran los Carnavales al servicio de la Cuaresma, para hacerle de agente de propaganda, de paso que se supeditaban a ella. Precisamente el nombre de Carnes tolendas, carnes que hay que quitar, induce a pensar que se trataba en efecto de una semana de campaña para convencer de la necesidad de practicar la Cuaresma, y que se adaptarían como elementos propagandísticos la gran variedad de costumbres más o menos carnavaleras que cada pueblo tenía.
Todas las etimologías “cristianas” del Carnaval son de carácter cuaresmal, por más que la mayoría de Carnavales sean la más directa antítesis de la Cuaresma. No lo es, por ejemplo, el que se adivina en el Arcipreste de Hita, en cuyo Libro de Buen Amor vemos concentradas las celebraciones en una auténtica presentación de la Cuaresma dándole la batalla a la carne; y luego en la Semana Santa, que no se la nombra por este nombre, y en la Pascua. La interpretación de carnem levare, o carnis levamen está en la misma línea que el carnes tolendas (levare significa igualmente quitar, llevarse; de ahí procede este verbo), pero con la diferencia de que en estas interpretaciones se da la Cuaresma, que es siempre su referente, como definitivamente asentada. Lo mismo ocurre con la denominación de Carnestoltas, que es otro de los nombres del Carnaval y el de su rey. Este nombre es indicativo de la definitiva implantación de la Cuaresma que se pretende promocionar con el Carnaval; porque en vez del gerundio (expresión de un deber, una obligación o una necesidad), se emplea el participio perfecto pasivo (con el que se expresa que una cosa ya está hecha) del mismo verbo tollo, tóllere, tuli, tultum o toltum (en su versión medieval, no la clásica). Queda claro, pues, por los diversos nombres cristianos del Carnaval, que éste se concibió como una campaña festiva de promoción de la Cuaresma y del ayuno, la abstinencia y la penitencia que ésta lleva aparejadas. Son las paradojas propias de una religión eminentemente aglutinadora.
Mariano Arnal
PORTAL CULTURAL EL ALMANAQUE Año III. Nº 800 Jueves 1 de Marzo de 2001.Carnaval
septiembre de 2003. el almanaque: www.elalmanaque.com